Siervas de María Ministras de los Enfermos

Misión

VIVENCIA DE LA FRATERNIDAD DE HLSMS

Es muy hermoso constatar que poco a poco cada miembro se siente más cercano, más comprometido, más unido a los demás miembros de la Fraternidad, pudiendo afirmar que van formando una familia espiritual, donde los lazos espirituales se van ensanchando y consolidándose. Podemos decir que:

• Oran unos por otros
• Se interesan los unos de los otros
• Se visitan cuando alguno lo necesita
• Asisten a la Eucaristía juntos en la Comunidad de las Siervas
• Hacen oración personal diaria
• Rezan el Santo Rosario
• El que puede reza la Liturgia de las Horas,
• Ayudan a las personas con las que conviven, dan a conocer la Fraternidad,
• Comparten con sus familias lo que aprenden y lo que puede ayudarles a ellos,
• Piden por las Siervas de María y el aumento de las vocaciones,
• Fomentan la devoción a Madre Soledad y la Beata Sor María Catalina, etc.
• Agradecen la formación que reciben periódicamente.

ACTIVIDADES Y APOSTOLADO

Cada Fraternidad va perfilando sus propios campos de apostolado y actividades particulares, si bien todas las iniciativas están dentro del campo de la salud.

La mayoría se dedican a Visitar a los enfermos en sus domicilios; enfermos que son asignados por la Hermana coordinadora del grupo, hablan con los enfermos, rezan con ellos, les ayudan en lo que pueden como a darles de comer, llevarlos en silla de ruedas de paseo o a las consultas médicas y hospitales, y tratan de comprenderlos, de consolarlos de animarlos, así como a sus familiares.

Algunos ya van a asistir de noche, acompañados al principio por una Hermana para aprender a tratar y cuidar al enfermo; la Hermana encargada les enseña lo más básico como por ejemplo tomar los signos vitales, frecuencia cardiaca, glucosa, administrarle los medicamentos, enseñarle los cambios de posición para que no se llaguen, si pueden rezan con ellos, les hacen la lectura, etc.

Su Apostolado se extiende también a los Hospitales, dando de su tiempo algunas horas a la semana, para hacerles compañía, darles de comer, charlar un rato sobre todo con aquellos que no tienen a nadie, llevarles la Sagrada Comunión a quien lo desee. Y si saben de pacientes que han salido del hospital en extrema gravedad y viven abandonados o necesitados de los Sacramentos se les da seguimiento en sus casas hasta que fallecen. En caso de que algún enfermo necesitara confesarse, procurarle un sacerdote y en caso de gravedad, ayudarlo a bien morir.

No pocos miembros desgastan sus energías en centros, consultas en dispensarios, días de trabajo en dispensarios, etc. e incluso, algunos miembros ayudan económicamente a los enfermos pobres para sufragar sus medicamentos y otras necesidades básicas. En Cuba, cada grupo tiene un modesto fondo común, para paliar la pobreza de sus hermanos enfermos.

La Fraternidad cuenta con miembros que, sufriendo en su propio cuerpo la cruz de la enfermedad, saben ofrecer sus propios sufrimientos y oraciones en cooperación en la obra de salvación con Cristo y María.

No pocos Hijos Laicos participan en diferentes actividades a nivel diocesano de acuerdo a la pastoral de la salud y también hay miembros que se dedican especialmente a ser promotores vocacionales para las Siervas de María.

Muchos son los frutos del ministerio y algunos hechos son verdaderamente edificantes, como para iniciar un Apostolado Oculto al estilo de las Siervas de María.

Inserte username y contraseña